Todos somos parte del cambio

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Para resolver problemas en una sociedad es necesario reconocer que la responsabilidad debe ser compartida entre gobierno y ciudadanos. Pues el gobierno, por su estructura, no tiene las capacidades que los ciudadanos como individuos poseemos; creatividad, talento, motivaciones, rapidez de reacción, etc. características que permiten innovar. El gobierno depende de presupuestos y procesos establecidos, los individuos pueden generar fuentes de otros ingresos, y conseguir recursos por diversas vías.

Si bien es responsabilidad del gobierno solucionar los problemas sociales, este no solo se debe a su pueblo; sino también a partidos políticos, y pocos son los gobiernos que dan prioridad al pueblo y sus necesidades. Por eso son necesarias instituciones como las fundaciones; que abordan problemas de la población que han pasado a segundo plano o han sido olvidados.

Muchos de nosotros estamos acomodados en vidas seguras, y aunque millones soñamos con el cambio; con alcanzar una vida que nos permita dejar un mundo mejor de como lo encontramos, decidimos seguir en la rutina laboral o familiar, permaneciendo inconscientes y enredados en el ritmo acelerado de una sociedad consumista. Ser parte de una fundación es una buena forma de salir de la comodidad; es emprender un camino de aprendizaje, de renovación  y de retos continuos.

Si no te gusta cómo están las cosas en tu entorno y te angustia ver niños abandonados, ancianos descuidados, animales maltratados, etc. Puede ser que encuentres tu vocación dando una respuesta específica a estos problemas, tu idea puede ser la semilla para un cambio trascendente. Si no tienes una idea o una respuesta, ofrece tus destrezas o capacidades para apoyar a otros que estén luchando por un cambio. Tal vez descubras en ti capacidades intelectuales, físicas e incluso emocionales que no conocías.

Caer en el pesimismo o frustración es fácil, porque muchas puertas se cierran, chocamos con la apatía de la masa, la inconsciencia de otros. Pero también encontramos en el camino personas que sueñan con nuestros sueños y se unen y aportan trabajando pro bono; es decir trabajando “para el bien público”. La recompensa de estas personas es que exploran mundos nuevos, se ven impulsados por el afán de ser útiles, y sobre todo salen de su zona de confort, porque, ¿saben? Acomodarse no es estar cómodo.

Fundación Revida es nuestro sueño; y ya somos algunas personas y empresas alineadas y decididas a cumplirlo. Hemos chocado con vacíos legales que nos obstaculizan, con personas pesimistas que quieren detenernos, con la apatía de unos cuantos, y las  frustraciones de otros. Pero nosotros continuamos, no nos detenemos; porque creemos que los ciudadanos y la empresa privada deben compartir la responsabilidad social con el gobierno, pues todos somos responsables del cambio.

suscríbete a Fundación Revida

Obtén noticias e información importante

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más para explorar

Perros

¿Por qué adoptar un perro?

Los perros de raza suelen tener ciertas complicaciones de salud. Por eso te decimos algunos de los beneficios de adoptar un perro mestizo.